Amando te va doler pero vale la pena porque que sería de tu vida sin amor?


"Este niño te matará", exclamó el médico cuando le dijo a la madre de San Juan Pablo II que no podía continuar con su embarazo. Pero ella estaba dispuesta a sacrificar su vida por su hijo (el futuro papa y gran santo) porque aprendió de Jesús que el amor exige sacrificio y qué tal y como Jesús dio su vida por aquellos a quienes amaba ella amaba a su hijo y igual ella daría / sacrificaría todo ; incluso su vida para que Karol viviera. Ella ya había dado luz a Olga, que solo vivió 7 horas y perdió a muchos otros bebés, y continuar con su embarazo era perjudicial para su salud. Porque ella dio a luz al futuro papa; Emilia sufrió un dolor terrible por el que finalmente murió; sufrió tanto que durante gran parte de los nueve años que estuvo viva después de dar luz al futuro papa rara vez la vio el sino que la escuchó gemir de dolor en su habitación. El hecho de que su hijo le trajera un gran dolor valió la pena y tus hijos valen la pena también aunque te han traído grandes dolores e sufrimientos. Simeón exclamó que una espada atravesaría el corazón de la Virgen María y en cada bautismo les recuerdo a los padres que sus hijos no solo les traerán alegría, sino también tristeza, pero que al final sus hijos valen la pena, ¡porque el amor vale la pena! Los que aman poco sufren poco, pero los que aman mucho sufren mucho; porque el amor requiere sacrificio. Es por amor que soportas el dolor que has recibido en esta vida y gran parte de ese dolor proviene de tu esposo/esposa o hijos o miembros de la familia, pero ¿cuál sería tu vida sin ellos? ¿Quién serías? Nada más que un ser solitario que simplemente existe pero no vive, no serías nada sin ellos, "sino un gong resonante o un címbalo ruidoso, porque si tuviera el don de la profecía y comprendiera todos los planes secretos de Dios y poseyera todo el conocimiento, y si tuviera tanta fe que pudiera mover montañas, pero no amara a los demás, no sería nada. Si diera todo lo que tengo a los pobres e incluso sacrificara mi cuerpo, podría jactarme de ello, pero si no amo a los demás, no habría ganado nada. El amor es paciente y amable, el amor no tiene envidia ni se jacta, no es arrogante, no deshonra a los demás, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda nada, no es rencoroso, no guarda un registro de errores. El amor no se deleita con el mal, sino que se regocija con la verdad. El amor nunca se rinde, nunca pierde la fe, siempre tiene esperanza y perdura en todas las circunstancias. ¡El amor nunca falla! " 1 Corintios 13.


Padre Adam Kotas

535 views0 comments

Recent Posts

See All