Patea los envoltorios al bordillo y corra libre! Viva! No solo hay que existir sino vivir!


Envuelven a Jesús en paños de entierro y lo ponen en una tumba: la muerte lo tiene, parece todo atado. Al menos eso es lo que pensaron los primeros discipulos. Luego, en la primera mañana de esa primera Pascua, ven algo: ven la envoltura, las telas dobladas en un rincón: ¡Jesús se levanta libre! Nada puede atar a Jesús. Nada puede sostener a Jesús. Lo que limita a Jesús se deja en el suelo para que pueda ser abrazado por una vida que no tiene fin. Ni la muerte lo limita a Jesus. Ahora, gracias al Señor Jesus resucitado, se le ofrece a usted y a mí el mismo poder que solto libre a Jesús. La Pascua declara que el amor de Dios es más fuerte que cualquier cosa que intente mantenerte atado. El amor de Dios es más fuerte que cualquier cosa que esté tratando de atarte; El amor de Dios es más fuerte que cualquier cosa que trate de mantenerte restringido y asustado y acurrucado en el miedo. El amor de Dios es más fuerte que cualquier cosa que pueda querer robarte tu alegría. Lo que sea que esté tratando de controlarte y mantenerte sometido, deprimido y tímido no es mas fuerte para el poder del amor de Dios que vació esa tumba esa primera mañana de Pascua y que anhela vaciar tu tumba ahora mismo. ¿Qué te está atando? ¿Qué te está frenando? ¿Qué es lo que te ha atrapado? ¿Qué es lo que te tiene todo ligado? El poderoso amor del Resucitado te está llamando esta Pascua: ¡deja todo eso atrás! ¡Ya no necesitas esa basura! ¡Quítate esos envoltorios, dóblalos y patéalos al bordillo! Levántate con la cabeza en alto para que esas envolturas no puedan sostenerte más. Ese orgullo, ese miedo, esa adicción, esa ira, esa falta de perdón, esos recuerdos dolorosos del pasado, la lucha del presente o la incertidumbre del futuro: quítalos y dóblalos y dales una patada para siempre porque nada de esto es capaz de mantenerte atado si hoy escuchas el poderoso amor del Resucitado que te llama a que dejes todo esto atrás. Nada de eso si aceptas el poderoso amor de Dios te puede controlar. ¿Qué te hace sentir impotente hoy? ¿Has perdido tu camino, tu esperanza, tu fe, tu alegría, tu amor, tu trabajo, tu sentido de vivir, peor aún, tu voluntad o ganas de seguir viviendo? ¿Te has perdido? Poniendo las finanzas por encima de la familia. La Carrera por delante de cuidar a tus hijos. Salir de compras antes de la oración. ¿Estás atado por el aislamiento, la desesperación, el miedo o la sensación de que a nadie le importas? Hoy desde la tumba vacía un mensaje se oye alto y claro para ti y para mí; ¡La muerte trató de atar a Jesús como las fuerzas de la muertey la oscuridad están tratando de atarte tambien a ti! Pero el amor de su Padre lo levantó, lo liberó y lo solto. La muerte no pudo atar ni controlar a Jesús y La Pascua declara que no hay fuerzas de la oscuridad, ningún diablo o cualquiera de sus ayudantes; absolutamente nada en la esta vida te pueden detener or atar a ti tambien! Aleluia.

Padre Adam Kotas


26 views0 comments

Recent Posts

See All